Menu
Flamenco en San Rafael

“Nací en La Línea de la Concepción (Cádiz), y quizá por eso ha influído tanto Camarón de la Isla en mi cante y en mi persona. El amor por el flamenco me viene por línea materna: mi abuela, mi tío abuelo y mi “mare” han sido cantaores no profesionales y muy buenos aficionados. Mis comienzos, sin embargo, fueron en el baile. Desde los cinco a los quince años me formé en danza clásica, aunque en realidad era el flamenco lo que me gustaba…

Tras unos años apartada de la danza, me trasladé a Granada para estudiar Psicología. Es en esta ciudad donde tomé contacto con artistas flamencos. Fue de una manera casual y mágica, una noche en la peña del Niño de las Almendras, sitio con duende donde los haya. Allí conocí a gente que, con el tiempo, me brindarían la oportunidad de cantar sobre un escenario: Jorge “el Pisao”, Alfredo Mesa, Silvia Lozano, David Sorroche

Retomé mis estudios de danza y me inicié en el baile con mi gran maestra La Presy que, además, me enseñó a amar y respetar el flamenco. Fueron tres años en los que también acudí a las clases de Iván Vargas, Estela Arauzo, Pastora Galván y Ana Cali. Es Ana, precisamente, quien me anima a cantar, “obligándome” a hacerlo en sus clases (¡gracias, Anita!)” (…) seguir leyendo en su blog

Estuvo en Sinfonendo…

Share this Post!
  TOP